La muerte no es el final

La muerte

La muerte es  considerada por algunas personas, como el final de una etapa donde se convive con una serie de persona en este mundo 3D ordinario. Se indica que es el cese de las funciones vitales del cuerpo. Cuando se presenta el fallecimiento de una persona, se genera un disturbio a nivel familiar, local o internacional.

La religión cristiana indica que la muerte es el paso a la reunión con un mundo especial. Otras personas indican que la muerte es el paso a otro plano de convivencia. Los físicos consideran la muerte de las estrellas de diferentes formas  dentro de ellas la generación de una supernova.

La muerte de una estrella, es una muerte ficticia, pues las ondas mensajeras que parten de ella, viajan millones de años a través del multiverso, llevando la información de la misma. Por ejemplo, si el sol desapareciera, su luz llegaría a la Tierra ocho minutos más.

En el caso de los árboles se dice que la muerte de un árbol genera vida en el bosque, pues de sus semillas renacen nuevos árboles, que guardan las características genéticas del original. Es decir, el nuevo guarda información del árbol viejo.

La falsa muerte

Como se indicó anteriormente la muerte de un árbol genera el nacimiento de nueva vida, la muerte de una persona es considerada por algunos como un paso de un nivel a otro de organización de entidades. Las estrellas cuando mueren, con su luz alumbran por millones de años a otros astros. En los seres vivos la información genética pasa de un  ser a otro.

El modelo propuesto en este sitio de los retículos curvos, las ondas mensajeras pueden mantenerse por millones de años, de manera que estas pueden afectar a otros seres. La creencia de universos paralelos y alternativos, genera una nueva visión de lo que es inicio y final.

Basándose en la premisa de las funciones de onda de las ondas mensajeras, ellas casi que existen por siempre y en todo  lugar, con probabilidades de manifestación para cada región. Esto permite la creencia de interacción con información de hasta persona muerta o aún no nacida. En la premisa de dislocaciones o aberraciones del tiempo, se  puede preguntar, es la persona que viaja del futuro al pasado o bien el pasado que alcanza por unos momentos al futuro. En otras palabras es el joven futuro que va a convivir con los muertos o bien los muertos que van a visitar al joven del futuro.

Existen manifestaciones que son comunes o quizás tipo leyendas, como fantasmas, psicofonías, apariciones, ruidos extraños y otros que ponen en duda el creo de que la muerte es el final de todo.

872 pensamientos en “La muerte no es el final

  1. Excellent read, I just passed this onto a friend who was doing some research on that. And he just bought me lunch since I found it for him smile So let me rephrase that: Thank you for lunch!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.